Respuesta a: Noticias PSA

#115749

Que PSA está metida en un buen lío es algo que ya se sabe desde hace meses. Han dado con el problema de una dependencia tremenda del mercado europeo, que se ha hundido bajo sus pies. Al mismo tiempo, el ritmo de explotación de sus fábricas va en caída libre, con un ratio actual del 83% de producción respecto a la capacidad instalada en Francia, una cifra que caerá a final de año hasta un 75%.

Así no habrá manera de mantenerse a flote por mucho tiempo, al menos generando dinero. PSA está planteando medidas de todo tipo, que te hemos ido contando semana a semana durante los últimos meses. Ha vendido sus instalaciones para pasar a alquilarlas, se ha asociado con General Motors, y ha cortado sus programas deportivos de Le Mans.

Pero necesita más. Necesita reestructurar fábricas, y plantearse el cierre, por ejemplo, de la factoría de Aulnay, donde se ensambla el C3, con “sólo” 3.300 empleados. Con el 208 fabricándose sobre la misma plataforma, pero en Eslovaquia, no tiene sentido tener una factoría duplicada, poco rentable y de pequeño tamaño sólo para ensamblar el C3 en el país galo, más cuando resulta no ya poco rentable, sino que genera pérdidas.

Y es que el precio del C3 no lo marcan las necesidades industriales y los costes directos asociados con él, sino el mercado, y el precio de sus competidores en el mismo. De esta manera, para que el C3 sea rentable debería pasar a producirse fuera de Francia.

Pero claro, eso implica cerrar factorías y despedir a miles de personas. Con Francia metida en debate electoral, ninguno de los dos candidatos está a favor de los cierres, y dado que el Gobierno Francés inyectó dinero en 2009 en la industria, ahora también tiene el “control” bajo cláusulas de protección de los trabajadores. Vamos, que aunque PSA quiera cerrar factorías o despedir a gente, no puede si el gobierno no le deja (algo bastante curioso en un estado capitalista, la verdad, pero si aceptaron dinero público en su momento, ahora han de asumir las responsabilidades asociadas al mismo).

Cuando pasen las elecciones, sea quien sea el presidente, tocará para PSA reunirse con él y tratar de deslocalizar la producción de sus modelos más económicos para conseguir rentabilidad. Y es que es obvio que sobra capacidad productiva de tipo de coches en la Europa occidental, donde el coste de la mano de obra y los contratos laborales son tales que carecen de la flexibilidad que buscan los fabricantes.

La solución pasaría por localizar la producción de los modelos más caros en estos países (Francia, Alemania, etcétera). Coches que tienen más margen y requieren sobre el papel de una mano de obra más especializada. Entre tanto, hay que mover los coches de los segmentos A y B a países de menor coste laboral si se quiere mantener la guerra de precios con VAG. El problema para PSA (y para Renault y otras) es que su cuota de mercado en los segmentos C y D no es tal que permita mantener grandes volúmenes de producción en su país de origen.

Via http://es.autoblog.com/2012/05/03/psa-no-puede-reestructurarse-por-las-elecciones-francesas/