El Skoda que se quedó en el tintero tras el dieselgate

Estoy pillando fama de escribir sobre los viejos caídos, primero fue Saab y el 9-3 que nunca fue. El fake 408 de Peugeot y hoy toca hablar del Skoda que se quedó a las puertas de pisar las calles. Hablemos de la segunda generación del Skoda Roomster.

Antecedentes

Presentado en 2006, el Skoda Roomster era un pequeño MPV de la marca checa como respuesta a la brutal demanda del momento por los monovolúmenes, incluso del segmento B como era el caso. Un perfecto competidor para coches como el Citroën C3 Picasso, Renault Modus, Honda Jazz, Opel Meriva, etcétera…

Sus ventas no fueron de lo mejor debido a la escasez de mecánicas y un diseño cuanto menos… Particular.

El Skoda que se quedó en el tintero tras el dieselgate 2

En el gráfico quedan reflejados los datos de las ventas desde 2006 hasta 2016 donde se ve reflejada la tendencia negativa en las ventas de los MPV. Os dejo indicado en la lista por colores cuál es cuál en la gráfica. Podéis comparar todos los datos en la página de Carsalesbase

  • Verde – Opel Meriva
  • Azul – Citroën C3 Picasso
  • Rojo – Honda Jazz
  • Amarillo – Renault Modus
  • Morado – Skoda Roomster

Los primeros rumores

27 de mayo de 2014, se abre hilo en el foro con los primeros rumores de la segunda generación del Skoda Roomster con un render de una revista con un nombre muy simpático que no sé escribir y tampoco nos vamos a complicar, con confianza, entre tú y yo, sabemos que es lo menos relevante del artículo.

Al lío que me pierdo, el render invitaba a pensar que la segunda generación del Skoda Roomster estaría basado en el Volkswagen Touran, manteniendo así la línea MPV que tan fea se iba a poner con los SUV. Volkswagen no se hacía a la idea de la cantidad de SUV que iban a llegar en los siguientes años.

2015 Škoda Roomster II 4

La realidad es que también aparecieron una serie de mulas del Roomster basado en el Touran recalcando un mayor tamaño y el uso de la plataforma MQB que ya montaron los ahora retirados Seat León MKIII y Volkswagen Golf VII.

Ahorro de costes y jarro de agua fría

En Skoda hubo un giro de 180 grados cambiando totalmente la visión del coche que ahora en vez de estar basada en la plataforma MQB sería un primo más de la Volkswagen Caddy con los cambios muy justos para diferenciarlos. De este modo, se reducían los costes con la menor diferenciación utilizando la base de un coche que ya está en producción y cambiando la orientación del Skoda Roomster.

Ahora pasaría a ser un coche que fuera capaz de combinar las actividades más exigentes de carga y descarga junto con la capacidad de ser un coche mucho más familiar gracias al mayor tamaño. Es decir, una furgoneta de toda la vida.

2015 Škoda Roomster II 15

Escándalo de emisiones

Septiembre de 2015, la EPA revela que Volkswagen ha estado trucando mediante un software propio sus motores generando uno de los escándalos más sonoros en la industria de la automoción.

En cuestión de semanas comenzó un festival de dimisiones, acusaciones e investigaciones para sacar a la luz toda la verdad y de este modo obligando a la compañía a recortar por todas partes. Para que podáis entender la gravedad del asunto, el Grupo Volkswagen se llegó a plantear la posibilidad de vender Bentley, Lamborghini o Ducati si fuera necesaria una mayor liquidez para hacer frente a todas las demandas e indemnizaciones pertinentes. También se rumoreó la venta de Seat pero la muerte de la marca española y demás se lo dejamos a Calero que es un experto en el tema.

Con esta situación, todos los modelos que estuvieran a punto de estar en desarrollo y que sólo eran bocetos se metieron en carpetas y fueron almacenados a la espera de tiempos mejores. Fue en ese momento cuando proyectos como la segunda generación del Volkswagen Scirocco pasaron a una mejor vida.

La cuestión era que había que centrarse en modelos rentables y entonces llega la pregunta, ¿Qué ocurre con los modelos ya desarrollados?

Los últimos mohicanos

29 de diciembre de 2015, a meses de conocer a la segunda generación del Skoda Roomster aparecen unas fotos mostrando al modelo completamente destapado dentro de la fábrica. Ya que un modelo así terminaría canibalizando al Caddy, se produjo una reunión y se canceló el lanzamiento del modelo de forma indefinida.

100 unidades fueron producidas que a día de hoy no sabemos dónde están y si todavía las conserva la marca, aunque sólo sea para recordar el esfuerzo y trabajo de los ingenieros que pusieron sus ganas y su saber hacer en un modelo que nunca veremos en las calles.

Personalmente creo que se pasaron demasiado cambiando los logos de Skoda y algunos elementos extra para diferenciarlo. Puede que hubiera canibalizado al Caddy con una diferenciación tan justa.

Quizás y sólo quizás con un diseño distinto para los dos modelos lograrían un mayor éxito en ventas, me suena una historia de dos modelos que comparten base, son distintos y arrasan en tiempos de SUV.

El Skoda que se quedó en el tintero tras el dieselgate 10