Ford Focus Active (2019) | Impresiones de conducción

Nada más sentarse a los mandos del Ford Focus Active uno tiene la impresión de ir en un vehículo bueno, puesto todo parece sólido y de buen tacto. Al echar a rodar se confirma esta impresión: el ruido de rodadura y el aerodinámico están muy bien mitigados. Tampoco hay ruidos de piezas o provenientes de la suspensión cuando se circula sobre vías en mal estado. Esto no ocurre, por ejemplo, en un Renault Mégane, que se siente más frágil.

El Ford Focus Active, tanto con carrocería de cinco puertas como con la familiar, es un coche muy agradable de conducir por vías rápidas porque es muy estable y mantiene bien la trayectoria aunque el asfalto no esté en perfecto estado. Pero es en vías retorcidas donde verdaderamente sobresale frente a la mayoría de sus rivales. En estas circunstancias es sencillamente brillante por la agilidad con la que cambia de apoyo (incluso redondeando la trayectoria, si el conductor lo desea) y por la inusitada precisión con la que responde a las acciones que se llevan a cabo sobre el volante. Dinámicamente es un coche excepcional, de esos que satifacen a un amplio grupo de usuarios, pero especialmente a aquellos a los que les gusta conducir y sentir la carretera.


Noticia: https://www.km77.com/coches/ford/focus/2019/active-wagon/informacion/ford-focus-active-2019-impresiones-de-conduccion



Fuente: https://www.km77.com/