Ford Focus ST (2019) | Prueba

El Ford Focus ST es un coche de reacciones ágiles, con un eje delantero que se agarra con tenacidad al asfalto a la entrada de las curvas y con un eje trasero vivo. Tiene esa facilidad para girar y esa capacidad de reacción característica de otros Ford con la denominación ST, como el Fiesta ST. A este respecto le separa un mundo del Volkswagen Golf GTI Performance (de la séptima generación, no hemos probado la octava), un modelo muy rápido en recta y en curva, pero menos sensible a las acciones del conductor y menos «divertido» para los entusiastas de las sensaciones deportivas.

Si no se parece a un Golf GTI, tampoco a un Honda Civic Type R. El Honda tiene un tacto más directo, reacciona con mayor inmediatez a todo, es más ruidoso y, en definitiva, es más recomendable para quien quieran sensaciones de conducción radicales (a cambio, eso sí, de perder confort en el uso diario). Además, pesa 128 kilogramos menos (ficha comparativa). El Honda parece un coche más enfocado a una conducción deportiva «seria», a ser muy efectivo en curva y a conseguir buenos tiempos en circuito; el Ford también es muy efectivo en curva, pero es más blando de suspensión, tiene unas reacciones más progresivas y probablemente lo disfruten más aquellos que no tienen obsesión por arañar décimas al cronómetro. 


Noticia: https://www.km77.com/coches/ford/focus/2018/berlina/st/informacion/ford-focus-st-y-focus-sportbreak-st-2019-impresiones-de-conduccion



Fuente: https://www.km77.com/


Foto de - ford focus 2018