Moverse no siempre significa avanzar. Parte 1: las pantallas

Recuerdo discusiones en clase sobre quién tenía en su casa el coche más chulo (lo de «molar» no se usaba por entonces). El argumento más utilizado era hasta dónde llegaba la escala del velocímetro. Daba igual que el coche no pasase de 180 km/h. Si el marcador tenía guarismos hasta 240 km/h, esa era la cifra para defender ante tus amigos de 3º de EGB que el coche de papá era el mejor.  Según crecías ese criterio se sustituía por otros un poco más ¿razonables? Cilindrada, potencia… aunque conozco algún caso que, ya con el carné de conducir en su poder, seguía convencido de que el coche alcanzaba siempre la velocidad máxima impresa en el marcador.

En el siglo XXI el criterio ha dejado de ser mecánico. Ahora lo que importa es quién la tiene más grande. La pantalla, claro. O las pantallas, según el caso.


Noticia: https://blogs.km77.com/engendromecanico/moverse-no-siempre-significa-avanzar-parte-1-las-pantallas/



Fuente: http://www.km77.com/

Deja una respuesta