Peugeot 208 PureTech 130 EAT8 | Prueba

El Peugeot 208 (2020) es un coche más refinado que antes (el 208 modelo 2015). Está mejor aislado del ruido y de las imperfecciones del asfalto y la sensación general que transmite es la de que tiene mejor empaque, es más sólido. Dinámicamente, parece un coche más grande en todos los sentidos, con una pisada más asentada. Es una ganancia fácil de percibir.

En contraposición, ya no se siente tan ligero y reactivo, al menos en las versiones de potencia media que actualmente conforman la gama. El último Peugeot 208 que probé de la anterior generación era un GT-Line 1.2 PureTech de 110 caballos (aquí la prueba) y de ese coche tengo el recuerdo de que le sobraba chasis para la potencia del motor pero que incitaba a conducir rápido, apurando marchas. La versión de gasolina que he probado ahora tiene 20 caballos más y pesa 95 kg más (ficha técnica comparativa), y aunque se mueve bien, hay algo que lo hace menos alegre de llevar.


Noticia: https://www.km77.com/coches/peugeot/208/2020/5-puertas/informacion/peugeot-208-2020-impresiones-de-conduccion



Fuente: https://www.km77.com/